Evaluación colegiada y repetición de curso

¿Abre nuevos horizontes el Real Decreto 31/2020 recién aprobado que hace descansar la promoción y titulación en una decisión colegiada del equipo docente sin reparar demasiado en el número de materias suspendidas? ¿Va mucho más allá de lo que en realidad ya se está haciendo? Aunque se presente como medida de flexibilidad en tiempos de pandemia, ¿va a contribuir una vez pasada esta calamidad a bajar las tasas de repetición? ¿Es una vuelta de tuerca más en la degradación del sistema educativo?

Sigue leyendo

La difícil cuadratura del círculo educativo

En mis primeros años como docente solía presentar al alumnado una secuencia de imágenes muy rudimentarias, separadas en distintos folios, para que construyeran su orden lógico, en las que, una vez bien ordenada, se veía en la primera imagen una persona encerrada en un cuadrado, con aspecto de estar atrapada y deprimida. La secuencia mostraba la acción y el empeño del personaje que, con trabajo y dolor, conseguía transformar su cuadrado en un círculo, dando lugar a una situación más liberada y creativa. La secuencia, sin más soporte que las ilustraciones sin ningún tipo de texto, daba pie al diálogo interpretativo del alumnado, buscando que extrajeran sus propias conclusiones, también para sus vidas.  Sigue leyendo

Escuela y conciliación

¿Qué haría el mundo de hoy si la Escuela no existiera? Durante muchos siglos la humanidad ha vivido sin la institución escolar, al menos tal como la conocemos, (ni siquiera en la Antigüedad Clásica alcanzó la universalidad, ni el orden burocrático y de control de acreditaciones de un sistema educativo). Y los cimientos sociales no se tambalearon. Pero desde la Revolución Industrial, con la aceleración de la división y especialización del trabajo ha corrido pareja la autonomía de la Escuela, como realidad separada, y a la vez su universalización hasta hacerse imprescindible para que el resto de engranajes de nuestras sociedades capitalistas no se resientan. Han bastado poco más de tres meses de cierre de la institución para darnos cuenta del carácter irrenunciable que la Escuela tiene para el sistema productivo.

Sigue leyendo

Bon courage!

La Consejería ya ha puesto encima de la mesa todas las cartas. Ahora, gusten o no las que nos han repartido, toca jugar la partida, sin escapatoria colectiva. El liderazgo gris, de bajo perfil y a la defensiva manifestado en los últimos años por parte de nuestra dirigencia política en materia educativa ha quedado aún más comprometido por todos los problemas de gestión mostrados durante el confinamiento y a la hora de preparar la vuelta a las aulas. Ha habido tiempo, la ocasión de la elaboración más colectiva, han corrido ríos de tinta con reflexiones y propuestas, algunas muy interesantes. Pero esto es lo que hay. Así que no queda otra que remangarse, sobre todo a los centros educativos y sus direcciones. Cada vez nos vamos acostumbrando más a que la ciudadanía sostenga un país, al margen y, a veces, a pesar de liderazgos políticos frágiles o torpes. O quizá es que no debe ser fácil.

Sigue leyendo

La jornada continua se nos va colando por la puerta de atrás

 

Entre el cansancio del final de curso y la preocupación por cómo organizar el siguiente, ha pasado de forma sigilosa —nadie ha protestado— la posibilidad que se ha ofrecido a los centros con ESO de acogerse a la jornada continua. Se ha dejado, una vez más, la decisión última y la responsabilidad en manos de los Consejos Escolares (OMRs). Estamos ante una nueva vuelta de tuerca que debilita la posición de la educación vasca en la defensa de la jornada partida, asimilándonos a la tendencia mayoritaria del Estado, que en los últimos años se ha ido decantando en cascada por la jornada continua.   Sigue leyendo

Una propuesta disruptiva para tiempos especiales

Me sumo al coro de opinadores sobre la “amenaza” en ciernes que es el escenario incierto de cómo se va a desarrollar el próximo curso. En el “concurso de ideas” que está empezando a bullir, la vedad es que se hace difícil discriminar a priori cuáles pueden ser brillantes o cuáles pueden ser “ideas de bombero” y creo que solo después de haberlas puesto en práctica se podrá saber si eran más de un tipo o de otro. En todo caso, estamos obligados a no perder energías excesivas en el desenlace del presente curso y estrujar las meninges para imaginar cómo puede ser el siguiente, pues cada vez queda menos margen. Sigue leyendo

Regreso al futuro

¿Podríamos concebir un conjunto de centros donde se experimentase nuevas teorías pedagógicas, que esos centros pertenecieran a la red pública y la adscripción del profesorado de esos centros se hicieran al margen los mecanismos habituales de provisión del profesorado? Bueno, pues no hace falta ser muy imaginativos y soñadores, porque eso ya ocurrió hace un siglo. Una exposición en la sede de la Institución Libre de Enseñanza (en adelante ILE), que tuve ocasión de visitar a finales de febrero, poco antes del estallido de la actual crisis en la que estamos inmersos (aquí se puede visitar virtualmente), recordaba el centenario de la creación y puesta en marcha del Instituto-Escuela, una experiencia dentro de la red pública inspirada en las ideas y prácticas que durante tantos años habían promovido y practicado los componentes de la ILE, una institución privada con vocación de pública.  Sigue leyendo

La escuela no tiene alternativa… y lo sabe

La institución escolar está tan naturalizada en nuestro orden social que apenas alcanzamos a imaginar un mundo en que no existiera. Asumimos sin cuestionamiento alguno que se nos institucionalice obligatoriamente durante un mínimo de 10 años, que muchas veces pasan a ser 15, no siendo tan extraño que llegue a los 20-22 años si consideramos la Universidad u otros estudios postobligarorios. Durante ese período el conocimiento está perfectamente estructurado en paquetes curriculares, organizados por cursos, asignaturas, luego ramas y especialidades y, para administrarlos, se pone al servicio de la institución un ejército de trabajadores y trabajadoras -ente los que me encuentro- que determinamos qué, cómo y cuándo debemos enseñar y, lo que es más importante, que hace una distribución meritocrática del alumnado, según resultados. Sigue leyendo

Coronavirus y currículum

La evaluación y la acreditación siguen siendo objeto de preocupación primordial de familias y de alumnado de cierta edad, lo cual me parece lógico, por las consecuencias que tiene acreditarse o no, promocionar o no, para el currículo (recorrido) de cada alumno o alumna. Pocas veces reparamos en la disociación entre aprendizaje y acreditación y en el papel clave que juega la escuela -y la universidad- como institución social en la creación de esa ficción. La educación sigue identificada con la instrucción, que no es necesariamente aprendizaje, construida por pisos (los cursos), que se vinculan a edades, por conocimientos fragmentados, las materias, que se sostienen sobre currículos progresivos pero lineales, todo supuestamente siguiendo un orden lógico y racional, alejado del desorden de la vida, y, al parecer, perfectamente medible hasta el punto que incluso alguna “investigación” haya concluido que, si no se volviera a clase hasta junio, se va a perder un 11% del currículo y ello puede repercutir en un 1% menos en los salarios del alumnado perjudicado. Sigue leyendo