Las Hijas de la Cruz bajan la persiana

¿Puede haber un centro en el País Vasco de hoy compuesto exclusivamente por alumnado de familias de origen inmigrante? ¿Puede estar ese centro a muy escasos metros de otro compuesto casi en su totalidad por alumnado de origen autóctono? ¿Puede resultar que el primero pertenece a la red concertada y el segundo a la red pública? Puede ser. De hecho, pongamos que hablo de un caso de Bilbao. El anunciado cierre del histórico Colegio de las Hijas de la Cruz en Solokoetxe-Casco Viejo, con 204 alumnos y alumnas cuyas familias proceden de treinta nacionalidades, merece una pequeña pausa para la reflexión.

Sigue leyendo