La concertada ya no es de pago

La semana anterior fue rica en actividad parlamentaria en torno a la educación: atención a inmigrantes, La Milagrosa de Barakaldo, el acoso, el trilingüismo, etc. Pero unas palabras de la Consejera, Cristina Uriarte, descollaron por la atención mediática recibida. En la Comisión de Educación dijo textualmente: “la normativa vigente en materia de conciertos establece que los centros que tengan conciertos educativos tendrán que impartir sus enseñanzas de forma totalmente gratuita y eso es lo que se respeta”. Mucha seguridad no debió sentir la Consejera en esta última afirmación de que la normativa se respeta, cuando a continuación añadió: “Y es lo que nosotros reclamamos una y otra vez.”

Así que ya lo saben las familias que llevan a sus menores a un centro concertado: A partir de ahora pueden dejar de pagar las cuotas por motivo de enseñanza, esas que el Eustat dice que sí se cobran, en concreto 700 euros por cabeza y año, con datos del 2012, porque no hay más actualizaciones. ¿Tiene razón la Consejera o el Eustat?

Las palabras de la Consejera hacen referencia a un mandato legal que ella misma sabe que no se cumple. Más aún, es una realidad socialmente “naturalizada” que no sabemos por qué la Consejera no la confiesa como hace no demasiado lo hizo su homóloga catalana, Meritxell Ruiz, que en una entrevista a Segre (05/02/2017) no solo no negaba su existencia, sino que la justificaba con el hecho de que la financiación del gobierno no cubría el 100%. Pese a que la concertada de Euskadi es la mejor financiada del Estado, no difiere mucho de lo declarado por la Consejera catalana lo que dice Kristau Eskola, por boca de su Presidente, Mikel Ormazabal: “Los concertados recurren a las cuotas porque la gratuidad de la enseñanza obligatoria no es real” (Deia, 18/03/2017).

Kristau Eskola denuncia que no se cumple la normativa de conciertos que establece que estos sean financiados en analogía con los costes de la enseñanza pública. Sus representantes lo han repetido más de una vez en el Consejo Escolar de Euskadi. Tengan o no razón, o precisamente para saberlo, se hace perentorio en este momento de la educación vasca, donde cada cual va tomando posiciones, acabar con juegos de prestidigitación, por los que confundimos ley y realidad, ocultamos ésta hablando de aportaciones voluntarias, carácter que desconoce la mayoría de usuarios de la red concertada. O bien envolvemos cobros en actividades complementarias, extraescolares o en otros servicios bajo el argumento de que nadie está obligado a participar en ellos, cuando la realidad es que hoy día estar escolarizado va mucho más allá de acudir a las aulas.

Si la Consejera no reconoce la muy extendida práctica de las cuotas, revestidas de las maneras que se quiera, no actuará para controlar la gratuidad, esperando, sin más, a que llegue a su despacho alguna denuncia particular, si hay algún animoso. Tampoco controlará el cobro por actividades complementarias y extraescolares, algo a lo que la misma ley que invoca le obliga también y tampoco se cumple. Y, en fin, no se podrá abordar que las familias, una vez más según el Eustat, estén aportando el 26% de la financiación de la red concertada.

Mikel Ormazabal ha lanzado un guante que la Consejera debería recoger. Plantea que se audite todo y a todos para ver qué se gasta y cómo se gasta. Yo añadiría a ello que habría que determinar para qué o para quiénes se financia, lo que nos llevaría al espinoso tema del servicio público. En todo caso, no podemos seguir haciéndonos más trampas en el solitario. No puede haber pacto escolar, ni ley que soslaye el tema de la financiación y su transparencia, claves para poner las bases de una nueva realidad educativa. Y ello por razones de eficiencia, porque aquí se gasta mucho, al menos comparativamente y, al parecer, la excelencia no está a la misma altura, pero, sobre todo, por razones de equidad. Las cuotas son un poderoso filtro social que genera segregación.

2 pensamientos en “La concertada ya no es de pago

  1. A raiz de leer tu publicación, publiqué asi mismo en mi Facebbok las siguientes reflexiones que me surgieron en ese momento. Cansado de tanta hipocresia detectada en mi labor docente y directiva de un centro escolar publico te reproduzco mi comentario:

    “No hay mucho margen para luchar contra la segregación
    Escolar en Euskadi, después de haber mirado hacia otro lado durante más de una década.Las diferentes administraciones educativas han estado más preocupadas de mantener un extraño e interesado equilibrio entre redes educativas permitiendo unos conciertos educativos que en la mayoría de los casos han servido para afianzar ofertas parciales y poco equitativas, véase la defensa de una red de ikastolas privadas con cierta benevolencia por parte de un amplio sector político que se resiste a llamar las cosas por su nombre. Por otro lado, gran parte de la red privada religiosa solo ha mirado a su ombligo y propia supervivencia apelando más a su “status quo” que a una auténtica respuesta a la situación social que requería el momento actual.
    Estoy de acuerdo con Gonzalo en su reflexión de que las cuotas de enseñanza que cobran los ya bien subvencionados centros concertados, han supuesto y suponen una traba importante para alimentar la segregación escolar, pero creo que ya andamos tarde para revertir la situación creada, y mucho me temo que habrá oportunistas ( no sin cierta hipocresía) que tan solo reclamarán más dinero para intentar maquillar de cara a la opinión pública su responsabilidad de la situación creada.
    ¡El daño está hecho! … Es muy difícil revertir la situación creada. Esta situación actual que alimenta la segregación escolar, y no sé porqué, parece que no tiene muchos visos de cambiar y hasta me atrevería a decir que goza de una cierta complicidad por parte de varias capas sociales que así ven a salvaguarda ciertas identidades propias.
    Se está estigmatizando el carácter de lo público como una oferta de “escuela social” y a la vez como efecto rebote, una salvaguarda de la oferta concertada como “escuela de resultados”
    A los responsables Administrativos, les pido que no practiquen el “yo pasaba por allí” y sean capaces de cambiar con audacia y justicia la situación que hemos creado.
    El futuro nos la agredecerá. ”
    Irakasle bat

    Gracias por el intercambio de ideas y experiencias

    Me gusta

  2. Gracias, a ti, Xabier. Tu comentario me merece el respeto añadido de estar hecho a pie de obra. No es fácil revertir inercias consolidadas. Las políticas se mueven de manera cortoplacista, pero estamos en una coyuntura que puede alumbrar algún cambio. Con mucha modestia y realismo, vamos a intentar ser palanca.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s